Artículos de fe

    Hay siete artículos de fe en el islam. Estos principios básicos son la base constitutiva del estilo de vida islámico. 

    1. La creencia en la unidad de Dios
    Hay un solo Dios, supremo, eterno, creador y proveedor, misericordioso y compasivo. Dios no tiene ni padre ni madre, ni hijos ni hijas. Dios nunca ha sido padre, y nunca fue hijo. Dios no tiene paragón. Es Dios de toda la humanidad, no de una tribu especial, o de una raza, o de un grupo de personas. Es Dios de todas las razas y colores, de los creyentes y los no creyentes por igual. Dios es todopoderoso y supremo, pero a la vez cercano a los más piadosos e introspectivos creyentes; escucha sus plegarias y los ayuda. Dios nos pide que lo conozcamos, que lo amemos, que sigamos su ley, por nuestro bien y salvación.

    2. La creencia en los Ángeles de Dios
    Los ángeles son seres puros y espiritualmente obedientes, creados por Dios para satisfacer sus órdenes y adorarlo sin descanso.

    3. La creencia en las Revelaciones (libros) de Dios
    Los musulmanes creen en las Revelaciones enviadas por Dios todopoderoso a sus profetas y mensajeros, incluyendo el Corán, la Torá, el Evangelio, los Libros de Abraham, y los Salmos de David.

    4. La creencia en los profetas de Dios
    Todos los mensajeros y profetas de Dios como Noé, Moisés, Salomón, Jesús y Mahoma eran seres humanos mortales a quienes fueron conferidas las divinas revelaciones y quienes fueron seleccionados por Dios para enseñarle a la humanidad cómo rendirse ante Él y sus leyes.

    5. La creencia en el día del juicio final
    Los musulmanes creen en el día del juicio final y en el cielo y en el infierno.

    6. La creencia en el destino (Qadar)
    Los musulmanes creen que el Dios todopoderoso conoce y controla absolutamente todo lo que existe en el tiempo y el espacio. 

    7. La creencia en la resurrección después de la muerte
    Los musulmanes creen que, después del fin del mundo, todas las personas que han muerto volverán a la vida (serán resucitadas) para hacerle frente al juicio final que les será impartido por el Dios todopoderoso.